SOLANUM JASMINOIDES  
 

Solanum es un género de plantas perteneciente a la familia de las solanáceas establecido por Carlos Linneo en 1753. Contiene tres especies cultivadas a nivel mundial: la papa, el tomate y la berenjena. Muchas especies del género presentan tubérculos pero, sin duda, constituyen el grupo menos popular del género y, a la vez, el más importante desde el punto de vista económico. La mayoría de estas especies son indispensables para los programas futuros de mejoramiento genético de la papa porque son resistentes a temperaturas bajas, insectos, virus, y hongos; la mitad de las variedades de papa cultivadas en algunos países de Europa contienen germoplasma de la papa silvestre mexicana Solanum demissum.

Descripción

Pimpollos de tomate (Solanum lycopersicum), se observan los pelos o tricomas sobre el cáliz y el pedicelo

Microfotografía del la hoja de tomate (Solanum lycopersicum) en corte transversal, se observan los tricomas o pelos simples
Solanum comprende plantas herbáceas, arbustos, árboles o lianas, con o sin espinas, glabras o pubescentes, con pelos ramificados o simples, frecuentemente glandulares.
En la mayoría de las especies, el tallo es aéreo, circular o angular en sección transversal, sobre el cual se disponen las hojas compuestas. No obstante, existe un grupo de especies dentro del género (la sección Petota) que, además, presenta dos tipos de tallos subterráneos: los rizomas y los tubérculos, por lo que se las conoce como especies tuberosas de solanum.[1] Los rizomas están formados por brotes laterales más o menos largos que nacen de la base del tallo aéreo. Nacen alternadamente desde subnudos ubicados en los tallos aéreos y presentan un crecimiento horizontal bajo la superficie del suelo. Cada rizoma, en tanto, a través de un engrosamiento en su extremo distal, genera un tubérculo.[1] Estos tubérculos funcionan como órgano de almacenamiento de nutrientes. Los tubérculos están cubiertos por una exodermis que aparece al romperse la epidermis que va engrosándose con el tiempo. Sobre su superficie existen "ojos", hundimientos para resguardar las yemas vegetativas que originan los tallos aéreos, que están dispuestos forma helicoidal. Además, hay orificios que permiten la respiración, llamados lenticelas. Las lenticelas son circulares y el número de las mismas varía por unidad de superficie, tamaño del tubérculo y condiciones ambientales.[2] Los tubérculos pueden presentar una forma alargada, redondeada u oblonga; su color, en tanto, puede ser blanco, amarillo, violeta o rojizo.
Las hojas son alternas o apareadas, simples a pinatilobadas o compuestas, pecioladas o sésiles, sin estípulas. La inflorescencia es una cima.
Las flores son usualmente hermafroditas, actinomorfas o cigomorfas, formadas por cuatro ciclos de piezas florales, cada uno compuesto por cinco miembros. El cáliz es acampanado, muchas veces acrescente en el fruto. La corola es rotada, campanulada, estrellada o urceolada. El color de la corola puede ser blanco, verde, amarillo, rosado, o púrpura. Los estambres pueden ser iguales o desiguales, los filamentos son en general cortos e insertos en la base de la corola. Las anteras son basifijas y se abren por poros terminales que muchas veces se expanden a aberturas longitudinales. El ovario es bi-carpelar, con numerosos óvulos. El estilo está articulado en la base, el estigma es capitado. El fruto es una baya, generalmente globosa y carnosa, algunas veces ovoide o elípsoide, pero ocasionalmente seca, con muchas semillas chatas. Las semillas se hallan rodeadas de una sustancia mucilaginosa que impide la germinación.

Alcaloides

Las plantas de este género son ricas en alcaloides, potencialmente peligrosos para quienes las consuman, sin embargo, suelen ubicarse sólo en las partes verdes y tener poca resistencia a las temperaturas altas.

Distribución

Solanum es uno de los géneros más grandes de Angiospermas, con más de 1500 especies y es comparable en tamaño con Senecio, Astragalus y Carex. Es de distribución mundial, con la mayor concentración de especies en el trópico y subtrópico. No obstante, la mayoría de las especies de Solanum son originarias de sudamérica, especialmente en los Andes. Existen centros secundarios de diversidad y endemismo en Norte América, América Central, el este de Brasil, las Indias Occidentales, Australia, África y Madagascar.

Taxonomía

Con un número estimado de 1400 especies, Solanum es el género más rico en especies de la familia Solanaceae y uno de los más grandes de las Angiospermas. Los análisis filogenéticos sobre datos moleculares han permitido establecer o confirmar que los géneros Lycopersicon, Cyphomandra, Normania, y Triguera, previamente considerados independientes, en realidad se deben incluir dentro de Solanum. De hecho, todas las especies de esos 4 géneros han sido formalmente transferidas a Solanum.
Por el contrario, el género Lycianthes, algunas veces considerado dentro de Solanum, se ha demostrado que es un género separado.
Dentro de la familia de las Solanáceas, Solanum se incluye en la subfamilia Solanoideae, caracterizada por sus semillas chatas y sus embriones curvos. Dento de esta subfamilia, Solanum se dispone en la taxonómicamente compleja tribu Solaneae, un grupo grande de aproximadamente 34 géneros, cuoyas relaciones filogenéticas todavía no están completamente aclaradas.

 

 

 
 
AVISO: Si cree que hay alguna foto o texto que no debería estar aquí por favor envíenos un email