PHOENIX CANARIENSIS  
 

La palmera canaria (Phoenix canariensis) es una especie de palmera nativa y endémica de las Islas Canarias. Debido a su belleza, facilidad de adaptación y resistencia al frío es una de la palmeras que más se usa en jardinería. Es una especie protegida en las islas de origen. La palmera canaria se considera, según una ley del Gobierno de Canarias, el símbolo natural del Archipiélago Canario, conjuntamente con el canario.

Descripción

Palmera de gran tamaño, solitaria, dioica. Tronco muy grueso, de 10-20(-40) m de altura. En su parte superior es arropado por las bases de las hojas y por las fibras, que persisten durante años y las cicatrices foliares la decoran típicamente con dibujos en forma de rombo. Es la palmera con la mayor cantidad de hojas en su copa, pudiendo contar con más de 50, y cada una de ellas con unos 400 segmentos alineados en dos planos, que en la mayoría de los ejemplares se tuercen lateralmente 90 grados. Los segmentos foliares más próximos al tronco están modificados y reforzados hasta convertirse en hojas-espinas (acantófilos) muy robustas, que protegen el cogollo, siendo las más desarrolladas del género Phoenix(fénix en inglés).
El aparato radicular es extenso y no posee raíces principales. Cuenta con raíces fibrosas que no aumentan de diámetro.

Ecología

Habita las zonas bajas de las Islas Canarias, típicamente entre 100 y 500 m de altura, siendo parte de la vegetación llamada Bosque Termófilo. Con las raíces aprovecha bolsas de agua subterráneas, sobrevive a cortos periodos de encharcamiento, fija tenazmente el sustrato y puede anclarse en los más inestables fondos de barranco. Es una especie muy longeva, tanto que los ejemplares más altos llegan a superar los dos y quizás tres siglos de edad.
En Chile y Argentina se utiliza como árbol ornamental principalmente en plazas y parques; y se planta en ciudades de clima mediterraneo, e incluso en ciudades de clima templado más frios del sur de este pais.

Usos

En Canarias existe una multitud de aprovechamientos de las distintas partes de la palmera, hoy parcialmente en desuso. En la Isla de La Gomera, se extrae la savia llamada guarapo para producir la Miel de Palma. Produce frutos comestibles parecidos a los dátiles de Phoenix dactylifera, pero de menor tamaño y menor calidad para el paladar. Las hojas se utilizan como escobas, es común ver a los barrenderos de las islas utilizarlas como herramienta de trabajo.

 

 

 

 
 
AVISO: Si cree que hay alguna foto o texto que no debería estar aquí por favor envíenos un email