MANZANO ROYAL GALA  
 

El manzano (Malus domestica Borkh.) es un árbol de la familia de las rosáceas, cultivado por su fruto, apreciado como alimento. Domesticado hace más de 15.000 años, su origen parece ser el Cáucaso y las orillas del Mar Caspio. Fue traído a Europa por los romanos y en la actualidad existen unas 1.000 especies, como resultado de diferentes hibridaciones entre especies silvestres.
Es un árbol de mediano tamaño (12 m de altura), caducifolio, de copa redondeada, abierta y numerosas ramas que se disponen casi en horizontal. Posee hojas ovaladas, suavemente dentadas en los bordes y de fuerte color azul con pubescencia en el envés. Al estrujarlas despiden un agradable aroma.
Las llamativas flores (también aromáticas) tienen una corona 5 pétalos blancos, redondeados, frecuentemente veteados de rojo o rosa, penduculadas. Surgen agrupadas en racimos de entre tres y seis unidades de las ramas jóvenes laterales formando corimbos. Son hermafroditas, con un cáliz de cinco sépalos y numerosos estambres amarillos. El manzano florece en primavera antes de la aparición anual de sus hojas. El fruto que se desarrolla a partir de este pedúnculo floral que se vuelve carnoso es la manzana. De piel verde amarilla o roja, es suave y brillante. Su pulpa es jugosa y dulce y continene semillas. La manzana suele madurar hacia el otoño. La manzana del manzano silvestre se diferencia por un color verde amarillento en su piel y de sabor agrio.

 

La inflorescencia es una cima simple con 5 flores hermafroditas epíginas, siendo la central la primera en formarse en posición terminal, resultando la más desarrollada y competitiva. A ésta se le llama comúnmente flor reina y generalmente produce los frutos de mayor tamaño y calidad.

Historia

Uno de sus antepasados silvestres es Malus sieversii M.Roem., árbol todavía existente en las montañas de Asia central, en el sur de Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán y Xinjiang (provincia de China). Los investigadores están trabajando con esta especie, ya que es resistente a muchas enfermedades y pestes, para crear manzanos domésticos más vigorosos.
Se cree que hubo otras que contribuyeron al genoma de los manzanos domésticos, como Malus baccata y Malus sylvestris, pero no existen evidencias de esto en antiguos manzanos cultivares. Éstas y otras especies de Malus se están utilizando en programas de cultivo para desarrollar árboles susceptibles de crecer en climas desfavorables para Malus domestica, principalmente para incrementar la tolerancia al frío.

Procedimiento

Los huertos de manzanos se constituyen plantando árboles de 2 ó 3 años. Normalmente se adquieren en viveros, donde son cultivados por injerto (de escudete, corona o incrustación). Los rizomas, que son producidos por semilla o clonados utilizando tejido de cultivo o acodo, se dejan crecer durante 1 año. Cuando el nuevo árbol está preparado, se corta un vástago obtenido de la especie cultivar deseada y se injerta, acortando el tronco y eliminando las ramas superiores del portainjertos. Con el tiempo, las dos secciones crecen juntas, dando los frutos de la especie que prestó su vástago.

Emplazamiento

Los manzanos son relativamente indiferentes a las condiciones del suelo y pueden crecer en distintas condiciones de acidez (PH) y niveles de fertilidad. Sin embargo, necesitan un suelo bien drenado, por lo que los demasiado compactos o las zonas llanas deberían aligerarse con arena para evitar el encharcamiento del sistema radicular. Requieren cierta protección contra el viento y no se deben plantar en zonas proclives a heladas primaverales tardías.

Polinización

El manzano, al igual que muchos otros árboles frutales, necesita la ayuda de insectos para la polinización. Este proceso se conoce como polinización entomófila. Esto ocurre porque el polen del manzano es pesado para ser trasladado por el viento como ocurre en otras plantas (polinización anemófila). La polinización entomófila ocurre porque los algunos insectos se posan sobre las flores para recolectar o alimentarse de su néctar, momento en el cual también recoge polen que recubre su cuerpo. Al libar la flor siguiente el insecto puede depositar algunos granos de polen sobre el pistilo llevándose a cabo la polinización.
Uno de los insectos que cumplen de mejor manera esta función son las abejas, en especial la abeja doméstica Apis mellifera. Por esto es común que en huertos comerciales se utilicen colmenas, las que se rentan a un apicultor en época de floración.
Otro aspecto importante, cuando se trata de huertos con fines comerciales, es que muchos cultivares de manzano presentan autoesterilidad en algún grado, es decir, su polen no puede fertilizar al óvulo, lo que impide la formación del fruto o hace que éste presente menor número de semillas, lo que reduce su tamaño final. Esta autoesterilidad puede deberse a cinco motivos:

  1. Incompatibilidad gametofítica
  2. Algunos cultivares diploides producen parte de su polen inviables lo que disminuye la probabilidad de una polinización efectiva.
  3. Ciertos cultivares triploides no producen polen viable durante la esporogénesis.
  4. En algunos cultivares se producen gametofitos femeninos anormales debido a una división cromosomal anormal durante la meiosis.
  5. En algunos casos existen flores morfológicamente diferentes que impiden la polinización entomófila.

Por esta razón es muy común en huertos con fines comerciales el uso de variedades polinizantes. Éstas pueden ser otra variedad de Malus domestica o una variedad de manzano de flor. Al utilizar una variedad polinizante hay que considerar que: el polen sea compatible, la apertura floral ocurra en la misma época que la variedad que se desea polinizar, y en el caso de utilizar variedades de manzano de flor, que las flores sean de color blanco ya que se ha comprobado que las abejas tienden a visitar flores del mismo color. Existen multiples variedades.

 

 
 
AVISO: Si cree que hay alguna foto o texto que no debería estar aquí por favor envíenos un email