MANZANO GOLDEN  
 

El manzano es una de las especies de fruta dulce de mayor difusión a escala mundial, debido fundamentalmente a su facilidad de adaptación a diferentes climas y suelos, su valor alimenticio y terapéutico y por la calidad y diversidad de productos que se obtienen en la industria transformadora.
El mayor productor mundial es China, seguido de Estados unidos a gran distancia y Europa. Alemania, Italia, Polonia, Francia… son los productores más importantes en Europa. España mantiene una producción cercana al 1.000.000 de toneladas anuales.
Necesidades climatológicas
Con respecto al peral, el manzano es más al frío y no necesita tanta cantidad de calor y luz para la maduración. Este, sufre menos con el exceso de frío que con el de calor y prefiere los climas húmedos a los secos.
Su flores son sensibles a las heladas tardías de primavera. A nivel profesional, la utilización de riego anti-heladas u otros sistemas de protección son habituales en aquellas zonas con elevado riesgo.
Este frutal soporta perfectamente temperaturas inferiores a los -10ºC, sin que por ello se afecte a su corteza, aunque cuando se desciende por debajo de los -15ºC pueden perderse algunas yemas florales.
Es muy importante saber que el manzano necesita unas mínimas de horas frío para una perfecta floración y como consecuencia una buena producción. Esta es la principal limitación para su cultivo en comarcas meridionales, en las que el requerimiento de horas frío debe situarse por encima de las 1.000 horas frío (en función de las variedades).
En las plantaciones sur y sureste de España, la gran intensidad luminosa puede producir frutos vítreos y los grandes calores favorecen el oscurecimiento interno, la escaldadura superficial o los golpes de sol.
En cuanto a sus exigencias de suelo, es menor que el peral, ya que se adapta a la mayoría de los terrenos, aunque prefiere los de aluvión, silíceo-arcillosos, pero de regadío o muy frescos. Por tener el sistema radicular superficial puede vivir en terrenos poco profundos. El agua estancada le resulta perjudicial y tolera el césped mejor que ningún frutal.
El árbol
El manzano, como variedad y como otros muchos frutales, se puede multiplicar mediante diversos métodos como son por semilla, por injerto y también por estaca, aunque este último método no es muy recomendable.
El manzano en sí, se trata en realidad de dos plantas en una: La primera, llamada patrón, ocupa la parte baja del árbol y comprende toda el área radicular y los primeros centímetros de la base del tronco. Su misión es permitir que la planta viva en mejores condiciones dentro de terrenos complicados y darle mayor vigor a la variedad injertada en él. La segunda, la variedad comercial, es la injertada sobre el patrón y “cuidada” por este, es la que da al final la producción en calidad y volumen deseada.
Una variedad enraizada directamente y plantada en el terreno, es mucho más vulnerable a enfermedades y problemas de raíz, a la vez que disminuye considerablemente la cantidad y calidad de su producción.
Por lo tanto, en el caso de la siembra se recurre sólo para la obtención de patrones francos y nuevas variedades. Y los injertos son el principal método utilizado en la producción del manzano. Este injerto se puede hacer tanto a yema velando como de corona sobre los patrones.
En el mundo del manzano existen un gran número de patrones, también llamados portainjertos. Cada uno de ellos posee y transmite determinadas características a las variedades injertadas sobre él. Como información sobre ellos destacamos algunos:
- Patrón “Franco”: Interesantes para tierras de secano profundas, pero con elevado nivel pluviométrico.
- Patrón “East Malling II” (EM-II): Es vigoroso (sistema radicular expansivo y penetrante), se recomienda para la mayoría de las variedades comerciales y para su uso en cualquier tipo de suelo, aunque es susceptible del exceso de humedad, por ello le conviene los suelos bien drenados. Su entrada en producción se inicia al segundo o tercer año de plantación según la variedad sobre la que esté injertado. Presenta resistencia marcada a la pudrición del cuello y ligeramente a la agalla de corona, pero no al pulgón lanígero.
- Patrón “East Malling VII” (EM-VII): Es de vigor medio (de inferior desarrollo que el anterior). Sistema radicular de relativa expansión y penetración en el suelo, llega a determinar un buen anclaje en los suelos limosos. Fácil adaptación a suelos húmedos o con elevadas temperaturas. Entra en producción al segundo o tercer año de plantación. Es susceptible a la agalla de la corona y a la pudrición del cuello.
- Patrón “East Malling IX” (EM-IX): Es muy poco vigoroso, conveniente para formar espalderas. Su sistema radicular es de muy limitada penetración y expansión en el suelo, entrando en producción el segundo año de plantación. Es susceptible tanto a la agalla de la corona como al pulgón lanígero, pero relativamente tolerante a la pudrición del cuello y prospera mejor en suelos de elevadas temperaturas.
Es importante destacar que además de la serie East Malling formada por más de 15 patrones diferentes, existe de igual forma la serie “Malling Merton”.

 
 
AVISO: Si cree que hay alguna foto o texto que no debería estar aquí por favor envíenos un email