MADROÑO  
 

Arbutus unedo, madroño, es una especie del género Arbutus nativa de la región mediterránea, costa atlántica y Europa occidental, desde el norte al oeste de Francia e Irlanda.

Características

Árbol de hoja perenne de entre 5 a 15 m de alto, aunque difícilmente consigue esta altura. El tronco es rojizo y agrietado, corto, con copa espesa y redondeada. Las hojas con un corto pecíolo, son grandes, verdes, algo más claras en el envés, lanceoladas, de entre 5 y 10 cm de largo y 5 cm de ancho, con el borde serrado, lisas, brillantes y sin pelos.
Las flores son entre blanco y verdosas de 1 a 1,5 cm, formando panículas colgantes.(Esto se aprecia bien en la foto) con filamentos libres o insertos en la base de la corola.
Las anteras son dorsifijas (adheridas por el dorso) o rara vez basifijas (adheridas por la base), a menudo con dos apéndices. Tiene frutos con pulpa comestible de unos 4 cm de diámetro entre amarillo y rojo intenso, dependiendo de la maduración del mismo, la superficie esta formada por minúsculos granitos cónicos. Las semillas están dispuestas sobre el centro del fruto son pequeñas y de color pardo.
De ellos se extrae el famoso «licor de madroño» alicantino.

Longevidad

Entre 1 y 25 años.

Habitat

Bosques, laderas, encinares, roquedos, etc.

Jardinería

Es notorio el uso de este árbol en jardinería, parques y jardines. Aunque resulta algo sucio, el colorido de sus bayas amarillas, anaranjadas y rojas le convierte en un árbol apreciado. Tolera bien la cal y prefiere los sitios cálidos, soleados o en penumbra. Son difíciles de trasplantar, por ello se recomienda su cultivo por semillas; estas se recogen entre septiembre y diciembre. Son muy sensibles a heladas.

Las variedades más utilizadas en Jardinería

Arbutus andrachne de porte medio hasta 6 m; denso; corteza rojiza
Arbutus menziesii Más alto que el anterior, con hojas más grandes y corteza color canela
Arbustus unedo var. Rubra. Con flores de color rosado

Usos

Son muchos los usos del madroño, pero quizás el uso comestible de sus frutos sea el más conocido: aunque de poco sabor, no les falta algo de dulzor. Se hacen con ellos mermeladas y confituras de madroño.
Los frutos también pueden aprovecharse para obtener bebidas alcohólicas por fermentación.
La corteza se ha utilizado en medicina natural como diurético.
Arbutus unedo se traduciría del latín como "arbusto del que sólo se come un fruto", debido al contenido alcohólico de sus bayas, que por su larga permanencia y maduración en el árbol, pueden sufrir fermentaciones.

Curiosidades

El madroño junto con el oso, apoyado sobre él con sus patas delanteras, es el escudo de Madrid. Realmente no se conoce con certeza la aparición de tal figura en el escudo, variando de unos a otros autores; tal vez la historia más creíble sea la elección por el Consejo como escudo para diferenciar sus posesiones de las pertenecientes a la Iglesia madrileña, que utilizó un oso pasante para diferenciarlas.
Otra definición la dio el humorista y caricaturista Antonio Mingote en su libro 'Historia de Madrid' en que dice: «[...] el oso, primitivo habitante del país, abrazado a un árbol para impedir que venga un concejal y lo corte».
La historia del oso y el madroño en el escudo tendría que ver con el intento de unificar los intereses de dos grandes propietarios en fincas en la que en una predominaba el arbolado y en otra el pasto hace varios siglos. El oso sería el nexo de unión entre ambas. La elección del escudo no estaba justificada por la existencia de osos en aquel tiempo, dado que habrían desaparecido del Monte del Pardo como reserva de caza antes del siglo XI ó XII (dato no contrastado). Tampoco porque la zona fuera adecuada para la expansión del arbusto, ya que los madroños no tienen el mejor hábitat en esta Comunidad, no encontrándose citada como planta espontánea en esta área.

Historia

Cuenta una leyenda que de la sangre del gigante Gerión, vencido por el griego Heracles, nació un árbol que daba frutas sin hueso en la época en que salen las Pléyades. Entre los romanos era un árbol sagrado, dedicado a la ninfa Cardea o Carna, amante de Jano Brifonte, la cual protegía el umbral de la casa. También ponían ramas sobre los féretros. Los griegos clásicos hacían flautas con su madera. Los pajareros en la España del siglo XVIII, usaban las semillas para coger pájaros en invierno.

Propiedades

Principios activos: arbusterina, tanino, ácido gálico, gaulterina. Los frutos contienen una media de un 20% de azúcares. Las semillas tienen elevadas concentraciones de aceite graso.
Indicaciones: es astringente, diurético, antiséptico urinario y renal.

Otros usos

Los frutos se usan en la fabricación de conservas, mermeladas y confituras. En algunas zonas del mediterráneo (como Argelia y Córcega), los frutos fermentados se usan para preparar un vino que, destilado, permite obtener un brandy. Excelente planta melífera, en tiempos, en España se obtenía azúcar de esta planta. En Libia se usan las raíces para teñir de rojo las pieles. Los bereberes plantan madroños para alejar a los demonios, usan las ramas cargadas de frutos para exorcismos. En países islámicos son árboles santos (morabitos), tienen fama de cargar con las enfermedades y maleficios de la gente, que los invoca pronunciando un voto y atando un trozo de vestido a una rama.

 
 
AVISO: Si cree que hay alguna foto o texto que no debería estar aquí por favor envíenos un email