LAVANDA  
 

Lavandula angustifolia Mill. 1768, se trata de la lavanda fina', también llamada Lavandula vera DC. 1815 o Lavandula officinalis Chaix 1786. Varios nombres latinos que demuestran el interés que le manifestó la farmacia hace mucho tiempo (officinalis) y que detallan sus aspectos morfológicos (angustifolia : “con hojas angostas”).
La Lavandula vera forma pequeñas matas con sumidades floridas cortas sin ramificaciones. Dado que su espiga floral puede tener varios aspectos tanto en su forma como en su color, se podrá utilizar el término “lavanda angustifolia de población”.
Presenta hojas opuestas, simples, enteras y pinnatífidas. Posee inflorescencias de tipo verticilastro dispuestas en pisos separados a lo largo del eje florífero, axilados por brácteas "florales", y una corona de brácteas que aparecen a lo alto de la inflorescencia, cuya función es atraer a los insectos polinizadores.
Las flores son de color azul-violáceo, pequeñas, con un cáliz tubular, casi actinomorfo, acostillado con 5 dientes cortos y un apéndice romboidal en la parte superior. La corola es bilabiada, con el labio superior recto, erguido, formado por dos lóbulos. El labio inferior es trilobado. Poseen cuatro estambres, didínamos y el ovario dividido en cuatro partes. El fruto se presenta en tetranúcula.
La planta florece en verano y la recolecta de las flores para uso medicinal se lleva a cabo en los meses de julio y agosto.

Cultivo

Esta planta es endémica de la región mediterránea occidental y se reproduce por semillas, es decir naturalmente. No se puede encontrar salvaje o cultivada en otra parte del mundo. La lavanda fina soporta muy bien el frío y los terrenos que más le corresponden se ubican entre 800 metros de altitud y 1400 metros o más alto.

Uso

La lavanda fina, en su forma de aceite esencial sirve para el tratamiento de :
- Los insomnios (2 a 3 gotas sobre la almohada), la irritabilidad (difusión en el aire), los dolores de cabeza (masajear las sienes), el estrés (5 a 6 gotas en el baño). La lavanda es calmante.
- Las heridas y quemaduras (1 a 2 gotas), el eczema seco (2 a 3 gotas en un pedazo de algodón y pasar sobre las placas sin frotar), las escamas, las quemaduras del sol, las picaduras de insectos. La lavanda es desinfectante y cicatrizante.
- Los resfriados y sinusitis (1 a 2 gotas por inhalar en agua caliente). La lavanda es antiinfecciosa.
- Los dolores de garganta (1 a 2 gotas sobre un terrón de azúcar o una cucharadita de miel).
- Las contracciones y reumatismos (friccionar unas gotas en la zona). La lavanda es relajante y calma el dolor.
- Los piojos (1 gota detrás de las orejas en prevención), los parásitos intestinales (1 gota en un terrón de azúcar en cura de 3 días). La lavanda es antiparasitaria.

Uso de la flor

Se recolectan los extremos de los tallos al principio de la floración con las flores azules o violetas. Cuando se sequen puede hacerse muchas cosas con ellas, como:

  1. Meterlas en bolsitas para ponerlas en armarios, zapateros… ya que es un excelente antipolillas
  2. Cajas de perfumes
  3. Dos puñados de flor de lavanda en un recipiente lleno, mitad agua destilada mitad alcohol de 90º es un desinfectante ecológico
  4. Si al preparado anterior se añade un puñado de pétalos de rosa y un vaso de vinagre de sidra se obtendrá una loción suavizante para las manos
  5. Un puñado de flor de lavanda macerado durante 15 días en 1/4 L de aceite de oliva, es bueno contra las picaduras de insectos
  6. Un emplasto junto con tomillo y romero alivia los esguinces
  7. Para hacer infusiones: 8 g por litro para el insomnio y 20 g para fiebre.
  • Importante : las indicaciones sólo valen con la lavanda fina (Lavandula angustifolia de población). La garantía de un aceite esencial de alta calidad es primordial para la salud

 

 

 

 
 
AVISO: Si cree que hay alguna foto o texto que no debería estar aquí por favor envíenos un email