ALBARICOQUE  
 

Prunus armeniaca, el albaricoquero o damasco, es un árbol frutal originario de China.

Su fruto es el albaricoque, una drupa casi redonda y con un surco, por lo común amarillenta a naranja aunque a veces con tiras rojas en parte encarnada, aterciopelada, de sabor agradable y con hueso liso de almendra generalmente amarga. Esta es también llamada damasco, chabacano, albérchigo, abercoque, albarillo, aprisco o alberge y es parecida al melocotón.

Terminología
El nombre francés, abricot, alemán, Aprikose, e inglés, apricot derivan del español albaricoque que es una adaptación del árabe al-burquk, derivación a su vez del Griego Antiguo πρεκοκκια [/prekokia/] o πραικοκιον [/prekokion/], adaptado del Latín praecox o praecoquus, posiblemente haciendo referencia a que el árbol florecía temprano en primavera.
En Andalucía, Argentina, Chile, Perú y Uruguay se lo denomina damasco que probablemente se relaciona con la asociación de la fruta con la ciudad de Damasco. En algunas partes de Andalucía se le denomina albérchigo.[1] Albérchigo y aprisco deriva de la misma palabra, persicum, de la que proceden los nombres del melocotón en diversas lenguas europeas. En la mayor parte de México se le llama chabacano.

Nombres comunes

Abercoque, abercoquero, abricoquero, abridor, albarcoque, albaricoque, albaricoque albar, albaricoque castellano, albaricoque de cuesco dulce, albaricoque de hortelano, albaricoque de hueso dulce, albaricoque del Patriarca, albaricoque de Nancy, albaricoque de Toledo, albaricoque de Toro, albaricoque liso, albaricoque ojo blanco, albaricoque real, albaricoquero, albaricoque sevillano, albaricoque temprano, albarillo, albarillo blanquillo, albarillo damasco, albarillo hereje, alberchigal, alberchiguero, albercho, albercoqué, albercoquero, alberge , albergero, albericoquero, alberillo, albérchigo, alvarillos, coque, damasco, damasquillo, mayero, moniquis, pavía, paviar, pavío/a, piescal, piesco/a, piescu, prisco, sanjuanero.

Historia
El albaricoquero es originario del noreste de China, cerca de la frontera con Rusia, y no de Armenia como lo indica el nombre científico, aunque Armenia tiene una gran tradición de su cultivo desde tiempos remotos.
Los romanos lo llevaron a Europa por Anatolia alrededor del año 70 a. C. llamándole a praecox pues florecía temprano en la primavera. Actualmente Turquía produce el 85 por ciento de los damascos secos.
Cultivo

En España, el cultivo de esta especie ocupaba en 2006 según datos oficiales una extensión de 18.150 ha, siendo las principales provincias productoras Murcia con 10.152 ha, Valencia con 3.496 ha y Albacete con 1.915 ha.[2]
Este árbol se suele cultivar en regadío aunque en España hay algo de producción de secano, donde evidentemente las producciones son menores y con más variación de un año a otro.
Su propagación se suele realizar por injerto utilizando como patrón fundamentalmente alguno de los siguientes; Franco, es decir albaricoquero, ciruelo o almendro. Los hibridos melocotón x almendro muy utilizados en el resto de especies frutales de hueso no son compatibles con el albaricoquero y por tanto no se utilizan a no ser que se utilice madera intermedia, es decir, injertar el híbrido con un melocotonero o almendro, por ejemplo, y posteriormente sobre ese brote injertar la variedad deseada de albaricoquero. Esto alarga el periodo de permanencia en el vivero en un año y por tanto encarece su producción.
Algunas de las principales variedades cultivadas en España son; Bulida, Canino, Nancy, Paviot, Moniquí etc

 

 

 
 
AVISO: Si cree que hay alguna foto o texto que no debería estar aquí por favor envíenos un email